"El lobo y el perro"  de Fedro                               

Un lobo flaco y hambriento, encontró por casualidad a un perro bien nutrido. Luego de detenerse para cambiar el saludo, pregunto el lobo:

- ¿De dónde vienes que estás tan lúcido? ¿Qué comes para estar de tan buen ánimo? Yo, que soy más fuerte, me muero de hambre.

- Igual fortuna tendrías que yo -respondió el perro simplemente-, si quisieras prestar a mi amo los mismos servicios que yo le presto.

- ¿Qué servicios son estos? - pregunto el lobo.

- Guardar su puerta y defender de noche su casa contra los ladrones.

- Bien! estoy dispuesto; ahora sufro las lluvias y las nieves en los bosques arrastrando una vida miserable. Cuanto más fácil me sería vivir bajo techo y saciarme tranquilo con abundante comida!

- Pues bien, -dijo el perro- ven conmigo.

Mientras caminaban, vio el lobo el cuello pelado del perro por causa de la cadena.

- Dime, amigo - le dijo- ¿De  dónde viene eso?

- No es nada.

- Dímelo, sin embargo, te lo suplico.

- Como les parezco demasiado inquieto -repuso el perro- me atan de día para que duerma cuando hay luz y vigile cuando llega la noche. Al caer el crepúsculo ando errante por donde me parece. Me traen el pan sin que yo lo pida; el amo me da los huesos de su propia mesa; los criados me dan los restos y las salsas que ya nadie quiere.

De modo que, sin trabajo, se llena mi barriga.

- Pero si deseas salir y marcharte donde quieras, ¿te lo permiten?

- No, eso no - dijo el perro.

- Pues entonces - contesto el lobo- goza tu de esos bienes, oh! perro; porque yo no quisiera ser rey a condición de no ser libre.